8 mar. 2006

¿Por qué los del Opus Dei tienen muchos hijos?

¿Es verdad que los del Opus Dei tienen muchos hijos? ¿Por qué?

Es verdad que hay personas del Opus Dei que tienen muchos hijos, porque intentan vivir su matrimonio abiertos a la vida con generosidad. Pienso que es más cómodo y barato tener uno o dos hijos, pero creo que es más generoso tener más. Me parece que cada hijo es una bendición de Dios; un don que Dios da a los esposos y una muestra de confianza en ellos.

Esto no es algo exclusivo del Opus Dei. Tener muchos hijos es algo que hacen muchos matrimonios cristianos: por ejemplo, mis padres -que no son del Opus Dei- han tenido siete hijos; mis abuelos maternos -que tampoco son del Opus Dei- han tenido diez hijos.

También conozco a neocatecumenales que tienen muchos hijos. En fin, cualquiera que trate de cumplir aquello que nos dice Dios en la Biblia "creced, multiplicaos y llenad la tierra".

También conozco matrimonios, alguno del Opus Dei, que no tienen hijos porque no pueden... En la vida hay de todo: unos que pueden tener hijos y obstruyen las fuentes de la vida, y otros que están deseando tenerlos y no pueden. Dios sabe más.

2 comentarios:

Marta Salazar dijo...

No necesariamente un católico/a tiene que tener muchos hijos, con generosidad, de acuerdo a sus circunstancias (económicas, profesionales), a su país, a su pareja, etc., etc. Limitar o espaciar el número de hijos es una decisión de la pareja, adoptada frente a Dios, con la conciencia bien formada y con responsabilidad.

(En mi opinión personal, el término "muchos hijos" es relativo, en el tiempo y en el espacio).

Antonio González dijo...

Estoy de acuerdo contigo: creo que una pareja -una mujer con un hombre- no tiene que tener muchos hijos necesariamente, sino que ha de adecuarse a sus posibilidades. Pero pienso que es importante ser generoso y estar abierto a la vida: no cerrar las puertas a los hijos.
Está muy bien limitar o espaciar el número de hijos, cuando una familia no va a poder educarlos bien, o no tiene dinero para sacarlos adelante.
Creo que la clave es lo que tú dices: actuar con responsablidad. Darse cuenta de que dependen muchas cosas de nuestra generosidad.
Los esfuerzos por tener un nuevo hijo, Dios los premia abundantemente. Además, dan tantas alegrías también aquí abajo.